Resolución de Tribunal Fiscal N° 1117-1-2001

Expediente: 4087-2000
Asunto: Impuesto a la Renta
Procedencia: Chimbote
Fecha: 28 de agosto del 2001

Controversia:

Consiste en determinar  si la declaración rectificatoria presentada por la recurrente con respecto a su declaración anual del Impuesto a la Renta 1999 ha surtido efectos y si es procedente la solicitud para presentar la documentación que no fuera presentada en la etapa de reclamaciones.

Argumento de la recurrente:

Señala que:

  • Se encuentra en insolvencia y que todos sus activos fijos han sido entregados a entidades de la banca comercial.
  • Solicita un plazo especial para cumplir con la exhibición de la documentación solicitada por la Administración.

Argumento de la Administración Tributaria:

El informe que sustenta la resolución apelada señala que:

  • Con fecha 3 de abril del 2000, la recurrente presentó su declaración anual del Impuesto a la Renta de 1999, lo que determinó un impuesto por pagar ascendente a S/. 618,768. La no cancelación de este monto originó la emisión del valor materia de la impugnación; y que posteriormente, el día 4 de mayo del mismo año. Posteriormente, el día 4 de mayo del mismo año, rectificó dicha declaración en cuanto al monto de la pérdida tributaria compensable de ejercicios anteriores y estableció como Impuesto a la Renta S/. 00.
  • A efecto de cumplir con lo señalado en el Artículo 88° del Texto Único Ordenado del Código Tributario, aprobado por el Decreto Supremo N° 135-99-EF, en la etapa de reclamaciones se requirió la exhibición del Registro de Compras, Registro de Ventas, Libro Caja, Diario, Mayor, Inventarios y Balances, declaraciones mensuales y anuales del Impuesto a la Renta de 1998 y 1999 de la recurrente; pero que, sin embargo, ésta omitió presentar los Libros Caja, Diario y Mayor, circunstancia que no ha permitido verificar y validar la información contenida en la declaración rectificatoria, por lo que de acuerdo con el criterio señalado por este Tribunal en su Resolución N° 16-1-98, la citada declaración rectificatoria no surte efecto.

El Tribunal Fiscal resolvió:

Confirmar la Resolución de la Oficina Zonal  que declaró improcedente la reclamación formulada contra la Orden de Pago girada por el Impuesto a la Renta de 1999, considerando que:

  • De acuerdo con el cuarto párrafo del Artículo 88° del Texto Único Ordenado del Código Tributario, aprobado por el Decreto Supremo N° 135-99-EF, la declaración rectificatoria surte efectos con su presentación, siempre que verse sobre errores materiales o de cálculo o determinen una mayor obligación, caso contrario surtirá efecto luego de la verificación o fiscalización de la Administración.
  • En vista de que en la  declaración rectificatoria del Impuesto a la Renta de 1999 se determinó una menor obligación, la Administración a efecto de realizar la verificación  que establece el artículo antes citado, emitió un requerimiento para que la recurrente exhibiera los libros contables y declaraciones que acreditaran lo consignado en le referida rectificatoria y así poder resolver la reclamación interpuesta contra la orden de pago, otorgándole para ello un plazo de dos días, al término del cual cumplió parcialmente con lo requerido.
  • Se advierte que la Administración admitió a trámite la reclamación contra la orden de pago impugnada sin exigir su pago previo, atendiendo a la declaración rectificatoria presentada, y que no pudo efectuar la verificación respectiva, por causa imputable a la recurrente, al no exhibir toda la documentación requerida.
  • En consecuencia, la declaración rectificatoria no ha surtido efecto, por lo que la orden de pago impugnada, emitida en base a lo consignado en su declaración original, resulta arreglada a ley, conforme al criterio establecido por este Tribunal en un caso similar al de autos, mediante la Resolución N° 16-1-98.
  • La solicitud de un plazo para presentar la documentación que no fuera presentada en reclamaciones resulta improcedente, en aplicación de lo dispuesto en el Artículo 148° del Código Tributario, pues la contribuyente no ha acreditado que la omisión no se generó por su causa ni ha acreditado la cancelación del monto impugnado.