Acógete al RESIT

El Sistema de Reactivación a través del Sinceramiento de las Deudas Tributarias -  RESIT   es un sistema de actualización y fraccionamiento de carácter excepcional destinado a facilitar la regularización de las deudas tributarias, que comprende un conjunto de beneficios para el contribuyente [1] .

El señor Ganosso llega a la casa de la abuela, donde están Charito y Gustavo.:

  • Abuelita...¡Feliz día de la Madre!

  • ¡Señor Ganosso, qué milagro!  Dijo  la abuela.

  • ¿Y por qué tan contento? Preguntó Charito.

  • Parece que fuera su día. Intervino Gustavo.

  • Sin broma, Gustavito... Sucede que tenía unas deudas con la SUNAT, pero me puse en regla de una manera bacán.

  • ¡Usted con deudas! Dijo Charito.

  • Nadie esta libre Charito.

  • ¿Y como lo resolvió? Preguntó Gustavo.

  • Con la Ley del RESIT.

Como todos quedaron intrigados, el señor Ganosso les explicó que el RESIT es un sistema de actualización y fraccionamiento excepcional que facilita el pago de las deudas tributarias hasta en 10 años.

  • ¿Y es beneficioso?

  • ¡Claro! Actualizas tus deudas con un interés preferencial y tienes un descuento del 10% si pagas al contado, o puedes pagar fraccionando hasta en 120 cuotas mensuales y además se eliminan las multas y los intereses.

  • ¡Caray!  ¿Y cuáles son los requisitos para acogerse al RESIT?

  • Justo aquí los tengo.

El señor Ganosso les mostró un papel que contenía los siguiente:

Requisitos

1.     Declaración y pago de las obligaciones de los dos meses anteriores al acogimiento.

2.     Pago al contado o de la primera cuota.

3.     Subsanación de infracciones.

4.     Solicitud de acogimiento en disquete (PDT – RESIT).

5.     Desestimiento de recursos de impugnación, si corresponde.

  • ¡Esta muy bueno! Exclamó Charito.

  • Te aviso que vence el 31 de mayo.

  • No hay problema, yo estoy al día en mis tributos.

  • Tu estás recontra al día en todo.

  • Suave, señor Ganosso, todos los días no hay RESIT.

  • Ya lo sé, hijo, es algo excepcional.

 

No deje pasar esta gran oportunidad para sanear sus deudas tributarias.

El plazo vence el 31 de mayo.



[1] Establecido por la Ley N° 27681, publicada el 8 de marzo del 2002 y reglamentada por el Decreto Supremo N° 064 –2002-EF, publicado el 10 de abril del 2002. Las normas para el acogimiento fueron aprobadas mediante la Resolución de Superintendencia N° 038-2002/SUNAT, publicada el 23 de abril del 2002.