Sector avícola
Guerra avisada evita sanciones

José VERONA*

Luego de realizar investigaciones de campo, la SUNAT ha detectado que un gran número de comerciantes mayoristas y minoristas del sector avícola no cumple con la obligación de emitir comprobantes de pago y evade tributos.

La modalidad de evasión en este sector es la siguiente: los productos son comprados con boleta de venta, para no ser detectados por los cruces de información, y son vendidos sin entregar comprobante de pago. De esta manera, se  registran menores ingresos y se evade el Impuesto a la Renta, así como el Impuesto General a las Ventas.

 

La SUNAT ha identificado a los evasores y procederá a sancionarlos. Un aspecto novedoso de las acciones de fiscalización en este sector es que previamente se viene realizando una campaña de orientación, con el fin de reducir el número de infracciones.

Esta campaña tiene por finalidad que los evasores o las personas que operan en la informalidad corrijan voluntariamente su actitud y cumplan con sus obligaciones tributarias.

Charlas de orientación

En el desarrollo de esta campaña de orientación, la SUNAT ha recibido el apoyo de las empresas dedicadas a la crianza y comercialización de pollos. En ese sentido, los vendedores y distribuidores de estas empresas recibieron charlas de orientación y sensibilización donde se les explicó: Por qué y para qué tributar, los perjuicios que ocasiona la evasión y el deber de todos de luchar contra la evasión.

Las charlas se realizaron durante el mes de marzo y tuvieron una asistencia masiva de vendedores y distribuidores, quienes se sintieron motivados y dispuestos a transmitir el mensaje de la SUNAT a sus clientes.

Un primer logro ha sido el compromiso de los asistentes para colaborar en la tarea que se ha propuesto la SUNAT en este sector, ya que nadie mejor que ellos para inducir a los comerciantes a formalizarse y subsanar situaciones irregulares.

Oportunidad de cambiar

Cabe indicar  que actualmente los comerciantes, sean mayoristas o minoristas, tienen la posibilidad de regularizar su situación tributaria. Los que trabajan en la informalidad deben comprar con factura y entregar comprobante de pago por sus ventas. Los que hayan registrado incorrectamente sus ingresos, pueden hacerlo y presentar una declaración rectificatoria. Los que tienen deudas tributarias pueden acogerse al RESIT, fraccionar toda la deuda que sea exigible hasta diciembre del 2001, y tener el beneficio de la extinción de las multas e intereses y, a partir del 2002, cumplir con todas sus obligaciones tributarias.

Del círculo vicioso al círculo virtuoso

En los países desarrollados, la relación entre el Estado y sus habitantes es como un reloj, en el cual existen cuatro momentos: uno, sus habitantes pagan sus impuestos; dos, el Estado recibe el monto de los mismos; tres, con ello presta servicios a los ciudadanos; y cuatro, éstos deben verse incentivados por las acciones del Estado a seguir pagando sus obligaciones. Este es el círculo virtuoso.

Sin embargo, en los países en vía de desarrollo como el Perú, las manijas del reloj giran al revés.  La mayoría no paga sus impuestos, el Estado no recibe el dinero de los impuestos. Entonces, el país no tiene recursos para cumplir con sus funciones, lo que quita estímulos a los que desean contribuir a seguir haciéndolo. Ese es el círculo vicioso.

Es en esta situación que todos juntos debemos lograr el gran cambio para que nuestro círculo se convierta en virtuoso. ¿Cómo hacerlo? Si eres comerciante, compra con factura, vende con comprobante de pago, declara tus compras y ventas correctamente y paga oportunamente tus impuestos. Sólo así el Perú cambiará y será mejor.


* Intendencia Nacional de Cumplimiento Tributario