Lo que usted debe saber sobre el Régimen de Retenciones del IGV

El mecanismo de preguntas y respuestas es una técnica periodística que se utiliza para desarrollar determinados temas de manera didáctica. Tributemos ha recogido diversas inquietudes e interrogantes y las absuelve con este mecanismo para proveer de  información a sus lectores, así como para aclarar las implicancias del Régimen de Retenciones del IGV.


¿Cuál es el objetivo del Régimen de Retenciones del IGV?

Este sistema busca reducir los niveles de evasión del IGV, ampliar la base tributaria, por medio de la formalización de la cadena de distribución de los productos comercializados y asegurar mayores ingresos al Estado, con una mejora en el rendimiento del impuesto en los medianos y pequeños contribuyentes proveedores de grandes empresas.

A partir de la información proporcionada por los principales contribuyentes que son grandes compradores y los cruces de información que realiza la SUNAT, se ha podido detectar que el 30% de sus proveedores no paga o paga menos IGV del que les corresponde.

En esta tarea, nuestra institución requiere de la colaboración y apoyo de la ciudadanía en general.



Una de las críticas que se le hace a la SUNAT  es que traslada su función de recaudación a los principales contribuyentes. ¿Es cierto?

Es infundada. La SUNAT como órgano de la administración tributaria está facultada por el Artículo 10° del Código Tributario para designar como agentes de retención a las personas que se encuentran en disposición para efectuar la retención o percepción de tributos.

Asimismo, el tercer párrafo del inciso c) del Artículo 10° de la Ley del Impuesto General a las Ventas e Impuesto Selectivo al Consumo señala que las retenciones o percepciones se efectuarán en la oportunidad, forma, plazos y condiciones que establezca la SUNAT, la cual podrá determinar la obligación de llevar los registros que sean necesarios.

Además, este régimen es nuevo sólo en lo que respecta al IGV, pues desde hace varios años se aplica en el caso del Impuesto a la Renta de Segunda, Cuarta y Quinta Categorías, así como en el caso del Impuesto Extraordinario de Solidaridad.

En conclusión, la SUNAT no se sustrae de su función de recaudación, sino que se vale de un mecanismo, contemplado en la normativa vigente, para hacerla más eficiente.



¿La retención del IGV y su posterior entrega al fisco ocasionarán dificultades administrativas a los principales contribuyentes designados como agentes de retención?

Para la aplicación del sistema, los agentes de retención tendrán que adecuar sus libros de contabilidad, en especial sus registros de compra para controlar los débitos y créditos, así como sus equipos de cómputo. Asimismo, deberán tomar las previsiones para entregar los comprobantes de retención.

Sin embargo, esta adecuación se hará sólo al principio porque, en lo sucesivo, el sistema funcionará de manera similar a cómo se realizan las retenciones del Impuesto a la Renta.

La ampliación de la base tributaria ha sido una sugerencia permanente de diversos sectores económicos. En esta oportunidad, solicitamos la colaboración de algunos agentes económicos para que nos ayuden en esta tarea, cuyos resultados redundarán en su beneficio y en el de toda la comunidad. Lamentablemente, cuando se aplica un nuevo sistema, siempre hay algunos inconvenientes iniciales que no se pueden evitar.



Por su parte, voceros de la SUNAT han expresado que estas obligaciones de los agentes de retención serán compensadas por una mayor liquidez de la que ellos dispondrán. ¿En qué consiste tal beneficio?

Sucede que hay una diferencia de tiempo entre el momento en que se efectúa la retención y el momento en que ésta es entregada al Fisco. Esto es en la fecha en que se debe cumplir con sus obligaciones tributarias de acuerdo con el cronograma aprobado por la SUNAT. Durante ese lapso, el agente de retención tiene una mayor liquidez ya que puede utilizar transitoriamente los recursos que ha retenido.

Es importante precisar que éste no es un beneficio tributario creado para favorecer a un determinado sector, sino que es una ventaja surgida por la oportunidad en que el agente de retención efectúa el pago al Fisco. 



Otra crítica está referida a que la norma señala una tasa de 6% de la retención, pero resulta una retención del 7.08% sobre el precio de venta. ¿Existe una imprecisión en la norma?

La norma es muy clara al respecto. El monto de la retención equivale al seis por ciento (6%) del importe de la operación o la suma total que debe pagar el adquirente, incluidos los tributos que graven la operación.

La tasa ha sido fijada sobre la base de las facultades que le otorga la Ley del IGV e ISC ( inciso c) del Artículo 10°).



¿Qué pasará con los proveedores que tienen un elevado crédito fiscal?

Los proveedores deducirán el crédito fiscal que tengan de la misma manera en que lo han venido haciendo. Luego de deducir el crédito fiscal procederán a deducir las retenciones que le hubieran sido efectuadas en el período.

Si tuvieran crédito fiscal no utilizado podrán arrastrarlo a los siguientes períodos hasta agotarlo.

Las normas referidas a la utilización del crédito fiscal  no han variado y el Régimen de Retenciones del IGV no implica modificación alguna al respecto.



¿Cómo se procederá en el caso de que el total de las retenciones efectuadas fuera mayor que el impuesto a pagar en el período?

Al igual que en el caso del crédito fiscal, los saldos no utilizados de los montos retenidos se podrán utilizar en los períodos siguientes hasta agotarlos.

En el caso de que dicho monto no haya sido aplicado en el plazo determinado en la norma, se podrá solicitar la devolución correspondiente.

Se debe tener en cuenta que las devoluciones implican una verificación previa..

Cabe indicar que si un contribuyente considera inconveniente que sus operaciones estén incluidas en el Régimen de Retenciones del IGV, entonces tiene la posibilidad de excluir sus operaciones, siempre que pueda ser considerado en el Régimen de Buenos Contribuyentes.

Para ello, debe tener un comportamiento tributario ejemplar de modo que cumpla con los requisitos y condiciones necesarios para ser considerado buen contribuyente.

Recordemos que no están comprendidas en este sistema  las operaciones con  proveedores que tengan la calidad de buenos contribuyentes.

Nuestra institución viene revisando el Régimen de Buenos Contribuyentes, a fin de flexibilizar los requisitos y condiciones de manera que se pueda ampliar el universo de buenos contribuyentes.



Los beneficios en términos de ampliación de la base tributaria justifican que la SUNAT utilice mayores recursos para designar y acreditar agentes de retención, para fiscalizar y controlar el correcto cumplimiento del sistema y para administrar las devoluciones. Asimismo, ¿justifican  que los agentes de retención y proveedores  tengan mayores obligaciones (declaraciones en PDT)?

Indudablemente que sí. Es un mecanismo necesario para reducir la evasión del IGV y ampliar la base tributaria.  Así, se limita la posibilidad de que un número significativo de los proveedores de los agentes de retención designados incumpla con pagar el IGV que ya había cobrado a sus clientes, tal y como se ha podido comprobar.

Asimismo,  con este sistema será más difícil  la utilización indebida del crédito fiscal por parte  de los proveedores que son objeto de la retención.

Los recursos que destinará la SUNAT para manejar este sistema son sustancialmente menores a los que se necesitarían para fiscalizar a todos y cada uno de los proveedores que serán objeto de la retención.

De otro lado, las nuevas obligaciones de los  agentes de retención y proveedores están justificadas en la medida que es una tarea de todos contribuir y garantizar nuestra vida en común.

A los agentes de retención, la SUNAT les brinda la oportunidad y solicita su concurso para ampliar la base tributaria y luchar contra la evasión.

A los proveedores, les brinda la oportunidad de corregir conductas incorrectas, de enmendar rumbos y de ser considerados buenos contribuyentes.