La Importancia del Comprobante de Pago

Una de las formas más comunes de evasión tributaria es la no entrega del comprobante de pago respectivo al momento en que se realiza una venta. Veamos el siguiente caso.

Evaristo ha llevado a su sobrino a su puesto en una galería comercial para que lo ayude y entonces:

  • Tío Evaristo, ¡Qué bacán es tu chamba!
  • ¡Ah, Rulito, yo te voy a enseñar a hacer billete!
Luego, llega el primer cliente.
  • Señor, ¿tiene talla L en este modelo?
  • Ah, sí, claro... Rulito, pídele a Don Julio una docena de polos.

Rulito obedece y va a la tienda de Don Julio.

  • Don Julio, dice mi tío que le mande doce polos...
  • Al toque, "chibolo".
  • ¿Y mi comprobante?
  • ¡Qué comprobante...! Así nomás, tu tío ya sabe.

Después en el puesto de Evaristo.

  • Aquí tiene su polo talla L. Son 15 "luquitas".
  • ¿Es lo último?
  • Ya está: 13 "solanos", para que vuelva.
  • Me lo llevo, póngalo en una bolsa, por favor.
  • ¡Tío, su boleta de venta!
  • ¡Shht! ¡Suave!... Señor, aquí tiene su boleta...je, je...
  • ¡Sobrino, te falta calle! Si doy comprobante de pago, entonces debo pagar impuestos y me queda menos billete...
  • ¡A ti te falta más calle, tío! ¿Nunca has ido al colegio o a un hospital? Sin los impuestos, éstos no existirían ni se podrían mejorar. ¡Así le fallas al Perú!
  • ¡Ya, ya, tranquilo...! Ya vengo.
  • Aquí está, ¿ves? Don Julio me dio la factura al toque.
  • ¡Buena, tío, así se hace!
  • ¡Este es tu tío ! ¡Ya ves, todo lo que aprendes conmigo!


Exige tu comprobante de pago y educa con el ejemplo.
Los niños son el futuro del país.

.