Principales Contribuyentes
La morosidad tributaria se reduce

Fernando PINTO*

En noviembre, la SUNAT registró la más baja tasa de morosidad tributaria de los últimos tres años. Este es un indicador que revela una mejora en el comportamiento tributario de los principales contribuyentes.

La tasa de morosidad en el pago de impuestos de los Principales Contribuyentes de la SUNAT en el mes de noviembre alcanzó 11.1%. En consecuencia, en lo que va del año en curso se ha obtenido un resultado acumulado de 13.4%. 

Cabe indicar que dicha tasa es la más baja de los últimos 36 meses, lo que confirma la tendencia decreciente con respecto a los años anteriores, tal como se puede observar en el Gráfico N° 1.

Gráfico N° 1


Este indicador muestra la relación existente entre el monto dejado de pagar en la fecha de vencimiento y el monto total declarado, respecto del Impuesto General a las Ventas y del Impuesto a la Renta de Tercera Categoría.

En consecuencia, se puede deducir que cada vez es menor el número de contribuyentes que declara, pero no cumple con el pago de dichos impuestos en la fecha en que le corresponde de acuerdo con el cronograma de vencimientos establecido por la SUNAT.

Este comportamiento es de suma importancia sobre todo si consideramos que los principales contribuyentes contribuyen con aproximadamente el 85% de lo recaudado por la SUNAT.

LAS RAZONES

El mencionado descenso en la morosidad tributaria se debe principalmente a dos razones:

  • La mejora en la situación económica.

  • Los esfuerzos de la Administración Tributaria por generar riesgo en aquellos contribuyentes que dejan de pagar los tributos que declaran.

No obstante, se debe entender también que dicha mejora refleja la mayor efectividad de la SUNAT en la cobranza coactiva, así como de las últimas medidas administrativas adoptadas, como es el caso de la aplicación del Régimen de Retenciones de IGV.

Es importante indicar que, por medio de este régimen, quienes fueron designados como agentes de retención están cumpliendo con retener y realizar los pagos de tributos correspondientes a contribuyentes que, en muchos casos, no declaraban ni pagaban sus obligaciones tributarias.

                        CUMPLIMIENTO Y CRECIMIENTO ECONÓMICO  

Asimismo, como se puede observar en el Gráfico N° 2, la morosidad tributaria muestra una tendencia decreciente similar a la correspondiente a la morosidad bancaria y depende –además de los factores señalados– del crecimiento de la actividad económica, confirmando de esta manera la relación directa que existe entre el nivel de la actividad económica y el nivel del cumplimiento de los pagos bancarios y tributarios.  En conclusión, a mayor crecimiento de la actividad económica, mayor es el cumplimiento de los pagos y, en consecuencia, menor es la tasa de morosidad.

            Gráfico N° 1

Finalmente, se debe precisar que este comportamiento positivo de los Principales Contribuyentes no sólo favorece la recaudación, sino a los propios contribuyentes.

Se debe tener presente que el no cumplimiento oportuno de las obligaciones tributarias ocasiona que la deuda tributaria de los contribuyentes se incremente por los intereses moratorios. Además se limita la posibilidad de que éstos sean incluidos dentro del Régimen de Buenos Contribuyentes y puedan gozar de los beneficios que dicho régimen proporciona.


* Profesional de la Intendencia Nacional de Cumplimiento Tributario.