A propósito del crédito fiscal del IGV

Este artículo tiene por finalidad ilustrar a nuestros lectores sobre diversos conceptos vinculados al crédito fiscal del IGV para promover su adecuada utilización.

El crédito fiscal está constituido por el IGV consignado separadamente en los comprobantes de pago que sustentan la
adquisición de bienes, servicios y contratos de construcción o el IGV pagado en la importación de un bien o en la utilización en el país de servicios prestados por no domiciliados.


En otras palabras, éste es el IGV que se ha pagado en alguna de las operaciones antes señaladas y que podrá ser usado por el comprador como deducción en la determinación del IGV que le corresponda, siempre que cumpla con los requisitos y condiciones que establece la Ley.

Los bienes, servicios y contratos de construcción que se destinen a operaciones gravadas y cuya adquisición o importación dan derecho a crédito fiscal son:

  1. Los insumos, materias primas, bienes intermedios y servicios afectos, utilizados en la elaboración de los bienes que se producen o en los servicios que se presten.

  2. Los bienes de activo fijo, tales como inmuebles, maquinarias y equipos, así como sus partes, piezas, repuestos y accesorios.

  3. Los bienes adquiridos para ser vendidos.

  4. Otros bienes, servicios y contratos de construcción cuyo uso o consumo sea necesario para la realización de las operaciones gravadas y que su importe sea permitido como gasto o costo de la empresa.

REQUISITOS

Sólo otorgan derecho a crédito fiscal las adquisiciones de bienes, servicios o contratos de construcción que reúnan los requisitos siguientes:

  1. Que sean permitidos como gasto o costo de la empresa, de acuerdo con la legislación del Impuesto a la Renta, aun cuando el contribuyente no esté afecto a este último impuesto.

  2. Que se destinen a operaciones por las que se deba pagar el impuesto.

  3. Que el impuesto esté consignado por separado en el comprobante de pago de la compra del bien, del servicio afecto, del contrato de construcción, o de ser el caso, en la nota de débito, o en la copia autenticada por el Agente de Aduanas o por el fedatario de la Aduana de los documentos emitidos por ADUANAS, que acrediten el pago del Impuesto a la importación de bienes.

  4. Que los comprobantes de pago hayan sido emitidos de conformidad con las disposiciones sobre la materia.

  5. Que los comprobantes de pago, las notas de débito, los documentos emitidos por ADUANAS a los que se refiere el punto c), o el formulario donde conste el pago del impuesto en la utilización de servicios prestados por no domiciliados, hayan sido anotados por el sujeto del impuesto en su Registro de Compras, dentro del plazo que establece el Reglamento de la Ley del IGV.

El derecho al crédito fiscal se ejercerá a partir de la fecha de anotación, en el Registro de Compras [1] , de los documentos que correspondan. De no efectuarse la anotación en el plazo establecido, no se podrá ejercer el citado derecho.

Para efecto del Registro de Compras, las adquisiciones podrán ser anotadas dentro de los cuatro (4) períodos tributarios computados a partir del primer día del mes siguiente de la fecha de emisión del documento que corresponda, siempre que los documentos respectivos sean recibidos con retraso.

Vencido este último plazo, el adquirente que haya perdido el derecho al crédito fiscal podrá contabilizar el monto pagado por el IGV como gasto o costo para efecto del Impuesto a la Renta.

DOCUMENTOS QUE DEBEN  RESPALDAR EL CREDITO FISCAL

El derecho al crédito fiscal se ejercerá únicamente con el original de:

  1. El comprobante de pago emitido por el vendedor del bien, constructor o prestador del servicio, en la adquisición (en el país) de bienes, encargos de construcción y servicios, o la liquidación de compra, los cuales deberán reunir las características y los requisitos establecidos en el Reglamento de Comprobantes de Pago. 

  2. Copia autenticada por el Agente de Aduanas de la Declaración Única de Importación, así como la liquidación de pago, liquidación de cobranza u otros documentos emitidos por ADUANAS que acrediten el pago del Impuesto, en la importación de bienes.

  3. El comprobante de pago en el cual conste el valor del servicio prestado por el no domiciliado y el documento donde conste el pago del Impuesto respectivo, en la utilización de servicios en el país.

  4. Los recibos emitidos a nombre del arrendador o subarrendador del inmueble por los servicios públicos de suministro de energía eléctrica y agua, así como por los servicios públicos de telecomunicaciones. El arrendatario o subarrendatario podrá hacer uso del crédito fiscal como usuario de dichos servicios, siempre que cumpla con las condiciones establecidas en el Reglamento de Comprobantes de Pago.

El robo o extravío de documentos emitidos no implica la pérdida del crédito fiscal, siempre que el contribuyente tenga a disposición de la SUNAT [2] :

  • La segunda copia (la destinada a la SUNAT) del documento robado o extraviado, de ser el caso, o, en su defecto,

  • La fotocopia de la copia del emisor del documento robado o extraviado, o de la cinta testigo, firmada por quien transfirió el bien o lo entregó en uso, o prestó el servicio o su representante legal acreditado ante la SUNAT, consignando además su nombre y apellidos, documento de identidad, fecha de entrega y, de ser el caso, el sello de la empresa.

NO OTORGAN DERECHO A CREDITO FISCAL

El impuesto consignado en comprobantes de pago no fidedignos, falsos o que no cumplan con los requisitos legales o reglamentarios no dará derecho al crédito fiscal.

No lo harán los comprobantes que hayan sido otorgados por personas que resulten no ser contribuyentes del impuesto. Tampoco lo harán los otorgados por contribuyentes cuya inclusión en algún régimen especial no lo habilite para ello.

Sin embargo, no se perderá el derecho al crédito fiscal en la adquisición de bienes, servicios y contratos de construcción, cuando el pago del total de la operación, incluyendo el pago del impuesto, se hubiera efectuado mediante cheque, siempre que se cumpla con los requisitos que señala el Reglamento de la Ley del IGV [3] .

El impuesto que grava el retiro de bienes en ningún caso podrá ser deducido como crédito fiscal ni podrá ser considerado como costo o gasto por el adquirente.

CASOS ESPECIALES

Tratándose de la utilización de servicios prestados por no domiciliados, el crédito fiscal se podrá aplicar únicamente cuando el impuesto correspondiente haya sido pagado y anotado en el Registro de Compras.

Tratándose de los servicios de suministro de energía eléctrica, agua potable y servicios finales telefónicos, télex y telegráficos, el crédito fiscal se podrá aplicar al vencimiento del plazo para el pago del servicio o en la fecha de pago, lo que ocurra primero.

GASTOS DE REPRESENTACION

Tratándose de gastos de representación propios del giro o negocio, éstos  otorgarán derecho a crédito fiscal, en la parte que, en conjunto, no excedan el medio por ciento (0.5%) de los ingresos brutos acumulados en el año calendario hasta el mes en que corresponda aplicarlos, con un límite máximo de cuarenta (40) Unidades Impositivas Tributarias acumuladas durante un año calendario.

SALDO A FAVOR

Cuando en un mes determinado el monto del crédito fiscal sea mayor que el monto del impuesto bruto, el exceso constituirá saldo a favor del sujeto del impuesto. Este saldo se aplicará como crédito fiscal en los meses siguientes hasta agotarlo.


[1] La legalización respectiva debe realizarse antes del uso del libro u hojas sueltas. El crédito fiscal sólo se ejercerá a partir del período correspondiente a la fecha de legalización y en tanto la fecha de los comprobantes no exceda de cuatro meses.

[2] Numeral 11 del artículo 12° del Reglamento de Comprobantes de Pago.

[3] Decreto Supremo N° 29-94-EF.